Tere Matthews - Poet Laureate of EL BORICUA                                                                                                                                    Homepage

Poet Laureate Appointment

During our Puerto Rican Poets and Poetry Month in January, EL BORICUA recognizes outstanding Puerto Rican poets for their rich contributions to our culture with an honorary appointment as our Poet Laureate. Our poets laureate are selected from those poets who have sent in their work for publication and who have made themselves known to us. This honorary appointment carries with it no obligations or requirements and the term of office is inderterminate.

In January 2004, Tere Matthews was recognized as the first Poet Laureate of EL BORICUA, in recognition of her outstanding work and enormous contribution to our culture with her "Criollo" poetry.

 

Tere Matthews…

"Comenzé a escribir poesía desde muy joven. La inspiración ha sido mi fiel compañera de viaje a través de todos estos años. Soy muy emocional y encuentro inspiración en casi todo lo que me rodea".

Tere Matthews nació un 4 de abril en la Calle San Sebastián del Viejo San Juan. Recibió su primera formación académica en el Colegio de la Inmaculada. Graduó con honores de la escuela superior y cursó dos años en la Universidad de Puerto Rico, tomando cursos de español, inglés y francés. Cree fielmente en la pureza de nuestro idioma. Nos dice que todo en su tierra la inspira…, el mar, nuestra gente, el sol candente, el coquí, el verde de las montañas, los viejos balcones de su ciudad natal; también la ausencia y la distancia.

Tere cuenta con un extenso repertorio de poemas y ensayos dedicados a su patria, al amor y a la vida. Salió de Puerto Rico en el año de 1974, dejando atrás viejos sueños y recuerdos. Reside en San Antonio, Texas junto a su esposo James. "Para mí es importante mantener latente mi sentimiento patrio y una forma de poder hacerlo es… escribiendo poesía y ensayos".

 

 

La bohemia en Puerto Rico...
Parte II

Pensamientos descarriados...
no quiero escribir un libro.
Cada uno va marcando
su propio paso en la vida,
ofreciéndonos su historia,
sus esperanzas perdidas.
Hoy, pensando en la bohemia
allá... por la tierra mía;
anécdotas de los tiempos
tiempos que escribió la vida.

¿Qué es éso que llaman bohemia? Quisiera conocer su verdadero origen. Será acaso una rebeldía de parte de aquellos soñadores que desean sacar de su pecho sus inquietudes, sus dolores; gritar al mundo sus alegrías, sus tristezas. Será acaso la bohemia una rebelión contra el diario vivir o quizá una vida de ociosos, posiblemente algo intelectuales pero con ganas de vivir la vida cantando y soñando. Es acaso ese pretender de artista que todos llevamos dentro o acaso la pura afición al arte, a la música, a la vida fácil, a la ociosidad... o al ensueño.

¿Dónde se lleva a cabo la bohemia? Quizá en un lugar determinado, en un bohío en el tope de una montaña; quizá en un bar o cantina de mala muerte o en el rincón de una taberna. Poetas en ciernes, aunque no todos los poetas son bohemios. Un poeta es el perfecto bohemio o quizá, un bohemio es un consagrado poeta. Díganme ustedes, los que observan desde afuera...

El romanticismo, esa noción que nos lleva a los más atrevidos parajes. Ser bohemio es ser humano, pero un humano atrevido, ese humano que destapa sus sentidos sin miedo; que canta o que escribe los más disparatados conceptos del amor. Cada uno de nosotros es poeta a su manera, cada uno de nosotros lleva en el corazón un alma de bohemio, porque cada uno de nosotros ansía la libertad, la soledad, el romance, los sueños y aquello que llamamos la conquista de nuestro propio ser. Quiero sentirme libre... extender mis alas y volar... hacia donde me lleve el viento.

La bohemia exalta los sentidos, despierta nuestro ímpetu de amar la vida. Ser bohemio es querer sacar a flote ese ente que vive dentro de nosotros esperando su turno para disfrutar la vida en su totalidad, imaginando versos para vivir su propia creación. La bohemia es un desafío a la vida misma, es una inquietud extravagante, muchas veces celosamente guardada dentro de nosotros mismos. El bohemio le canta a las amarguras de la vida y también a las conquistas eternas; lleva el alma entristecida, siempre tratando de fingir una sonrisa, esa sonrisa que trata de esconder la mueca del dolor que provocara una partida o, quizá por el dolor de haber vivido muy aprisa... ese dolor, que convertido en llanto sembró de abrojos su alma compungida.

Es posible que la bohemia haya nacido del romanticismo; es creación del arte puro, ese arte que se engendra en el corazón. Es una revolución del ego donde se da rienda suelta a la pasión y al amor, muchas veces, ese amor imposible que nos atormenta el alma. Amores bañados en el río de la nostalgia. Todo es pasado, es recuerdo, soledad, amores de viejos tiempos… La bohemia alimenta la nostalgia.

Si hubiera nacido hombre... hubiera sido un bohemio.

Bohemia de nacimiento

Nací loca soñadora
bohemia de nacimiento
feliz, llena de contento
y de mente creadora.
Bebo el llanto del recuerdo
formo versos de la luna
río, lloro, canto y sueño
el amor es mi fortuna.
Tengo sensibilidad
amo el sol, el mar y el cielo
mi vida es como un poema
soy feliz en raudo vuelo.
Digo con todo candor
que mi alma vive triste
porque desde que te fuiste
he sufrido un gran dolor.
Hago una canción del mar
soy del universo, parte
y esta bohemia comparte
mi sueño y mi realidad.

Aquí dejo el alma mía
ya convertida en poesía.

Tere Matthews
Poet Laureate of  EL BORICUA
© 1 de julio de 2004

 


 

 

 


 

Décimas by Tere Matthews
© 2003

Conozco un rincón bonito
una tierra diferente
suelo fértil, sol caliente
la tierra del ¡Ay, bendito!
También del buen cafecito
que fuera de aquí se extraña;
muy ligero uno se amaña
a su música y folclor,
escuchando al trovador
cantándole a la montaña.

El recorrer los plantíos
nos hace ver la riqueza
que está en la naturaleza
de los campos y los ríos.
Sin pensamientos sombríos
bailaremos una plena
poniéndonos en escena
dándonos esa esperanza
de seguir con la añoranza
de esta tierra, que es tan buena.

Al recordar al paisano
que también la tierra extraña
siento como el frío empaña
el corazón del hermano.
Al llegar el borincano
es con suma diligencia
que despliega su paciencia
también su dote de artista
listo para la conquista
la que dicta su conciencia.

Como el taíno aguerrido
hasta el jíbaro de hoy
también yo el corazón doy
con mi canto enardecido.
Aquél que es bien conocido
para ofrecer homenaje
orgullosa del linaje
enarbolo mi bandera
para todo aquél que quiera
aquí está el canto que traje.

Isla, tú estás oprimida
por la fuerza del destino
que con triste desatino
te tomó desprevenida.
Voy en mi afán por la vida
luchando por tus valores
venciendo así mis temores
adquiriendo fortaleza
disfrutando tu belleza
¡Oh!.., patria de mis amores.

Escucho los ruiseñores
rindiendo su dulce canto
a la Isla que quiero tanto
quiero brindar mis honores.
A pesar de mis dolores
eres para mí especial
te ubicas en un sitial
muy cerca de las estrellas
siendo bella entre las bellas
eres algo celestial.

No es necesaria la guerra
ama tu suelo y tu ambiente
sé feliz entre tu gente
cuida tu cielo y tu tierra.
Hoy mi corazón encierra
este país que es tan mío
es con gusto que hoy sonrío
ejercitando prudencia
orgullosa de mi herencia
pues en mi tierra confío.

Puedo decir con visión
y extenso vocabulario
que desde este escenario
exalto yo a mi nación.
Hoy, desde cualquier rincón
escogiendo mi momento
expreso mi sentimiento
con mucho arte y cultura
sintiendo como natura
me abre el entendimiento.

He podido componer
una décima sentida
a esta tierra tan querida
esto es como un renacer.
He logrado disponer
de rima con elegancia
añadiendo consonancia
al escribir mi lamento
añadiendo fundamento
a su cielo y a su estancia.

 

Que mi corazón descanse en casa....

No puedo soportar ya la distancia
Que me separa de mi tierra amada
Yo quiero descansar eternamente
Donde mi corazón añora y clama.
No podemos con la fuerza del destino
No podemos cambiar, sólo se calla
Pero ese día llega y... el vacío
Nos dice que es tiempo de volver a ver la patria.
No comprenden por qué se siente hondo
Ese cariño por la patria chica
Es que a pesar de todos los abrojos
Es allí donde habita el alma mía.
Quiero ser sepultada en mi tierruca
Quiero sentir la lluvia que me baña
Quiero sentir el frescor de sus palmeras
Abanicar desde lo alto mis entrañas.
Quiero sentir su sol que me calcine
Y que el agua de mar bañe mis canas
Quiero ver sus praderas y montañas
Que su verdor me colme de esperanzas.
Que mi lápida diga, en letras grandes
Aquí yace esta alma que palpita
Su corazón voló a su bella Isla
Para dar de cerca al fin su despedida.

Tere Matthews © July 15, 2002
Todos los derechos reservados

Este poema fue inspirado en un escrito de una excelente amiga y notable escritora puertorriqueña llamada Annette G. Falcón. Su escrito se titula: "Home is where the heart is..." Copyright, 2001, Annette G. Falcón ....


Es Noche de San Silvestre

Son las doce de la noche y en mi alma
las luces de los ángeles anuncian
la esperanza de un próspero mañana...
Es noche de San Silvestre.

Los fulgores de la noche me recuerdan
de antaño, bellos tiempos inocentes.
Reyes Magos que cabalgan al Oriente...
Es noche de San Silvestre.

Llega enero y con él, la nueva vida,
dando brillo a un futuro que promete
sueños blancos, tan alegres como espuma...
Es noche de San Silvestre.

Se va un año, llega el otro, indiferente,
creando fantasías de colores
con sus luces refulgentes.
Misterioso, pues no dice su futuro...
Es noche de San Silvestre. ©

Tere Matthews
Poet Laureate
of  EL BORICUA

San Silvestre I, Papa, murió el 31 de diciembre del año 335. Su pontificado duró 22 años. Fue el primer papa que pudo gozar de la paz que trajo Constantino a la Iglesia con el Edicto de Milán (313).

El último día del año y más especialmente su noche, al ser tan singular, tan distinta de las demás, tiene nombre propio. Se llama de San Silvestre. Esa es la principal razón de la enorme popularidad de que goza este nombre.

¡Bienvenida sea!

Isla inolvidable

Recuerdo el mar
mirando las estrellas;
llevo grabada en mi alma
mi Isla bella.
Esa isla que pinta
el más bello paisaje,
ese mar que, en sus olas
se lleva mis pesares.
Recuerdo cada noche
nuestro encuentro divino,
el paisaje adornado
de jazmines y lirios.
Recuerdo las canciones
bajo la hermosa luna
mientras la espuma blanca
se esfumaba en la bruma.
Salvaje marejada
de olas que van y vienen,
memorias de otros tiempos
en lejanos parajes
dibujan sus vaivenes.
Quiero pintar el mar
con colores del alma
y ebria de soledades
ya quisiera embriagarme.
Pisando sus orillas
tiemblan los arenales
cae la noche callada
y añoro los cantares.
Sueño el mar de mi tierra
sueño con Puerto Rico
quiero llegar a ti
mi patria inolvidable...

Tere Matthews
21 de octubre de 2005

Recordando a mi patria

Patria chica... al recordarte lleno mis ojos de aliento, de colores y de albores.  Siento la ciudad por dentro y el calor de tus arenas en las playas que circundan tu hermosura me recuerda mis amores.  El sol, recostado en tus parajes, resaltando los verdores en tus parques, me regala calidez, ya convertida en nostalgia.

En mis recuerdos hay música, hay colores, hay olores a playa y a mampostial, a caña y a fruta fresca.  Quiero llenarme de ti, patria chica tan querida.  Hoy, en plena soledad, te recuerdo con música en mis entrañas que me invitan a la cadencia y al baile.  

El repique de campanas me lleva en un viaje cósmico al pasado, allí en mi lar.  Quiero llevar tu recuerdo cual pájaro callejero, pintando de mil colores los más vívidos momentos... tus plazas y tus iglesias, gente sentada en sus bancas disfrutando lo que la vida les diera.  

Tus paisajes, tus cascadas y los viejos carnavales aún sobreviven felices en el alma de esta pobre borincana.  Imagino los palmares, los amigos de la infancia, el rico lechón asao, con sus brazas de nostalgia.  San Juan... ciudad vieja que yo amo, tan llena de colorido y rico aroma de antaño.   

Atesoro mis recuerdos... mis pupilas se humedecen recordando los rincones de mi tierra, el bullicio del gentío, el sabor del chicharrón y las brasas que cocinan el lechón.  No olvido tus cafetales, tu platanal, tus palmeras ni tu eterna y coqueta primavera... son tesoros que llevo en mi corazón, patria chica, patria buena.  

Puerto Rico, un pueblo que se las juega y no se da por vencido, pueblo que siente sus fiestas, aunque en el alma haya pena y el corazón sea teñido con colores de tristeza. Quiero recordarte siempre, patria chica del recuerdo.  Quiero vestirte de gala, aunque sólo sea en mis sueños.        

                                                         Tere Matthews (2012)